En ciertos casos, algunos bebés recién nacidos presentan a partir del segundo o tercer día de vida un abultamiento de las glándulas mamarias.Si la hinchazón de glándulas mamarias no va acompañado de ningún otro síntoma no es nada grave, se trata de un fenómeno transitorio y normal.